Indemnizarán con 162.000 euros a una madre cuyo bebé murió asfixiada en el parto en el Clínico


El servicio de Salud de Castilla y León deberá pagar una indemnización de más de 160.000 euros por la muerte de un bebe en el parto. En la sentencia el juez argumenta mala praxis. Se trataba de un parto inducido de alto riesgo en el que los facultativos no siguieron el protocolo y no detectaron el sufrimiento de la niña que murió asfixiada antes de nacer. una muerte que se podría haber evitado con una monitorización continuada y una cesárea de urgencia.

Deja un comentario